19 enero, 2022

LA JUSTICIA NO ENCUENTRA AL PIBE «SI NOS MATAMOS, NOS MATAMOS»

Julián Ignacio Arostegui, el joven de 25 años que causó destrozos en Mar del Plata al chocar su automóvil cuando conducía alcoholizado por la zona de Cabo Corrientes, aún no se presentó a declarar.

Arostegui, quien se desempeña en una distribuidora de bebidas, está acusado por infringir el artículo 193 del Código Penal. Es debido a su participación en una prueba de velocidad con peligro para la seguridad pública.

De acuerdo con esa norma, «Será reprimido con prisión de seis (6) meses a tres (3) años e inhabilitación especial para conducir por el doble del tiempo de la condena» quien «creare una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas, mediante la participación en una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo automotor, realizada sin la debida autorización de la autoridad competente”. De todas maneras, si fuera hallado culpable no irá preso por tratarse de un delito excarcelable.

Desde la UFI Nº11 de Delitos Culposos de Mar del Plata, a cargo del fiscal Rodolfo Moure, y donde se le inició la causa de oficio contra Aróstegui explicaron que la dirección a la que fue enviada la notificación con la citación para la indagatoria pertenecía a una casa que estaba una deshabitada. Fueron los vecinos quienes dijeron que el conductor se mudó como consecuencia de un hecho de inseguridad.

Aunque Arostegui, por el momento, no tiene abogados designados, “los investigadores creen que no tendrán inconvenientes para localizar su nueva vivienda, pero para citarlo nuevamente debe emitirse otra notificación y fijarse una nueva fecha de audiencia, lo que demorará unos días”, indicaron.