14 agosto, 2022

DISCRIMINARON A LA MUJER QUE HACE LA VOZ DEL ESTADIO DE QUILMES

Giuliana Asprea es locutora nacional y el último sábado tuvo la oportunidad y el honor, para ella, ya que es fanática del Cervecero, de ser la Voz del Estadio en el Club Quilmes. Sufrió discriminación y el machismo pero siguió adelante e hizo su descargo.

“Ayer tuvo el honor y el placer de ser la Voz del Estadio de Quilmes, que es mi pasión, es mi amor, para mí Quilmes es mi familia y mi amor. Voy a la cancha desde que estaba en la panza de mi mamá y me hicieron socia antes de nacer. Tuvo antes ese número que DNI. Imagínense el amor que tengo y tiene mi familia por Quilmes”, comenzó diciendo Asprea que lució la camiseta del club cervecero durante su réplica.

“Ayer tuve la oportunidad de ser la Voz y que más lindo que en el club. Lo tuve que ir a cubrir, sentía una gran responsabilidad por estar en el club que amo. Era una forma de demostrarme que podía pese a los nervios. Fui preparada, me llevé todo y arranque. La voz del Estadio antes estaba en la cabina y ahora está en el campo de juego. Deje todo y más de lo que soy para dejar alto a mi club”, explicó quien con su voz cuidó a los vecinos de Berazategui durante los días más difíciles de la pandemia.

– “Yo conduzco eventos y la gente te suele venir a pedir cosas. Las autoridades policiales me pidieron que pida que los hinchas se bajen del alambrado. Hago el pedido correspondiente y, inmediatamente que termino de decir eso, me empiezan a gritar “gorda de m…”, “gorda c…”, y yo me re calenté pero, a diferencia de la Giuli de otros años, no reaccioné mal”.

“No me enojó y no me molestó que me digan eso. Yo me miro todos los días al espejo y sé que cuerpo tengo y estoy orgullosa del cuerpo que tengo. Lo que me molesta es que la gente, en particular los hombres – porque fueron hombres los que me gritaron- sientan que tienen el poder de decirle a las mujeres cualquier cosa. Me duele que en 2022 se diga gorda para insultar. No me molesta ser gorda, me molesta que lo usen como insulto. Tengo 28 años y hace 28 años que voy a la cancha, yo sé que es así pero no tiene que ser así”.