8 mayo, 2021

ALBERTO FERNÁNDEZ EN LA DESPEDIDA A DIEGO

 
Este jueves, durante el velorio popular de Diego Armando Maradona que se lleva adelante en la Casa Rosada, el Presidente Alberto Fernández compartió un emocionado mensaje de despedida al ídolo nacional.
Visiblemente conmovido, Alberto saludó a la familia de Diego y luego depositó junto al ataúd una camiseta de Argentinos Juniors y dos pañuelos blancos, símbolo de la lucha de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. La primera dama Fabiola Yañez depositó un ramo de rosas, mientras el grupo de personas que seguía transitando para presentar sus respetos al ídolo aplaudía. También acompañaron en la ceremonia el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, el secretario general de la Presidencia Julio Vitobello y el vocero Juan Pablo Biondi.
Tras mantener un silencioso respeto durante varios minutos frente al ataúd, Alberto abrazó emocionadamente a la ex pareja de Maradona Claudia Villafañe y a sus hijas Dalma y Gianinna, para luego volver a sus oficinas.
En declaraciones radiales había agradecido públicamente a Maradona por la alegría que le brindó al pueblo argentino. Luego confirmó que Villafañe fue la que planteó la posibilidad de llevar adelante el velatorio popular en la Casa Rosada: “Ella me dijo que habló con las hijas y ellas creían que a Diego le hubiera gustado que lo despidan en la Casa de Gobierno”. “Claudia estaba muy mal, lloraba mucho. Yo la conozco mucho. Ella y sus hijas tenían un amor por Diego que es enorme”, añadió Alberto.
El mandatario contó que se enteró del fallecimiento del astro cuando estaba en su despacho trabajando con Cafiero: “Entró Juan Pablo Biondi y me dijo ‘murió Maradona’. Le dije que averiguara bien. Me quedé esperando que no sea una noticia verdadera. Al minuto estaba en todos lados. Ahí me desplomé”. Con la voz tomada por la angustia, afirmó que consideraba el fallecimiento de Maradona como “una gran pérdida”.
“Diego me contó que en el Mundial de 1986 él le decía en el vestuario a los compañeros que en Argentina había mucha gente triste y que tenían la obligación de hacer feliz a esa gente”, recordó.